Latest Entries »

08 enero 2010

Supuestos

Figúrate que estamos, tú y yo, en un bar cualquiera. El amor ronda, sediento de ser concretado. Y escucho embobada lo que me dices. Y tú me escuchas, con cara de satisfacción. Sí, satisfacción: sabes qué decir en el momento justo. Todo va según tus planes.

Y figúrate que nos vemos un fin de semana. Y que todo es perfecto. Las danzas funcionan como si hubiésemos bailado toda la vida juntos. Lo idílico lo hace más irreal aún, pero supón que tú me amas y que yo finjo que lo creo.

Y figúrate que mi corazón se va ligando a ti, como enredadera al muro, esperando por tus palabras -vagas- y tus -pocas- señales de interés. Y callo, como quien espera que un milagro se produzca.

Y figúrate que decido no creer más -o no fingir hacerlo-. Y se me revuelcan las emociones y todo parece tan oscuro. No hay nada tan triste como las penas de amor.

Y figúrate, ¡sí!, que ya no me importas. Que tengo lástima de la pobreza de tu ser. Que la locura que traes se volverá contra ti. Y te miro con tristeza: tu corazón está solo.

Figúrate que te abandono.

Figúrate que soy feliz.

5 comentarios:

Asturiela dijo...

fugurate que un dia, asi cualquiera, me doy vuelta sin mas ni mas mientras tu cegado por el humo de tu cigarro ni te das cuenta.

me lo he figurado muchas veces y lo he cumplido, aunque tambien muchas otras me quedé como rehen en mi idilio masoquista. supongo asi es la vida. que no?

Rayuela dijo...

qué tristeza, lo parió!


un beso*

Alejo dijo...

Ouch... pero es la especie de precio que suele autoimponerse la felicidad en algunas ocasiones.
Saludos

Caco dijo...

Creo entender y empatizar con esta entrada...
Son terrible los supuestos cuando no concuerdan con los del otro, cuando esperamos ciertas respuestas que ni siquiera pasan por la cabeza de la otra persona.
Lamentable, pero si logramos ser felices a pesar de esto, pues todo marcha bien =)

Saludos!

pd: retomé el blog.

Javier Trettel Buteler dijo...

El eterno resplandor de los supuestos. Aquellos que tantas veces desfiguran las cosas, y tantas otras las perfeccionan.